El Senado de la República lamentó la decisión de las autoridades bolivianas de declarar _persona non grata_ a la representante de la diplomacia mexicana en aquella nación, María Teresa Mercado.

Para la senadora presidenta de este órgano legislativo, Mónica Fernández Balboa, está actitud no abona a solución de diferencias, sino que enciende más los ánimos.

Y, contundente, la presidenta de la Mesa Directiva afirmó que, México mantendrá inalterable su política de asilo a cualquier perseguido político.

“Mi solidaridad con embajadora María Teresa Mercado y equipo diplomático mexicano”, dijo la legisladora por Tabasco.

En tanto que, para el senador Monreal Ávila, la falta de argumentos y el aislamiento internacional de ese gobierno de facto les lleva a cometer excesos diplomáticos.

El también líder del Grupo Parlamentario mayoritario de Morena, sostuvo que la expulsión de la representante de México en Bolivia es una mala señal para la convivencia y el respeto internacional.

Manifestó que ante este hecho de hostilidad, la mayoría legislativa en el Senado respalda a la representante diplomática en Bolivia.

Ricardo Monreal hizo votos para que retornen la cordura y el entendimiento bilateral.