El Observatorio de Participación Política de las Mujeres, mecanismo plural integrado por instituciones, organizaciones de la sociedad civil, activistas y academia, celebra y reconoce el trabajo legislativo realizado por el Congreso de la Unión al aprobar el dictamen que reforma y adiciona diversas leyes para prevenir, sancionar y erradicar la violencia política contra las mujeres, así como para establecer medidas de protección y reparación del daño para todas aquellas mujeres que han sido víctimas del machismo, discriminación y exclusión.

Desde el Observatorio subrayamos que reformas como la realizada en materia de violencia política son el resultado del compromiso de las y los legisladores de ambas Cámaras, pero también es el producto de haber logrado la consolidación de un Congreso de la Unión paritario, donde las voces y demandas de las mujeres son escuchadas y atendidas.

La exigencia  por el reconocimiento de la violencia política en razón de género representaba un gran pendiente en la agenda nacional, demandado enérgicamente por las instituciones, colectivos de mujeres, presidentas municipales, legisladoras y en general por aquellas que participan en la vida política y pública del país.

Hoy más que nunca debemos unirnos para celebrar los cambios legislativos, pero también para hacer un llamado a que todas las mujeres y las instituciones competentes hagamos uso de estas herramientas para ponerle un alto a esta modalidad de violencia que lacera la democracia y vulnera los derechos por los que todas y todos hemos luchado.

Dentro de los aspectos destacados de la reforma, reconocemos: que se establece el tipo penal de violencia política, se señalan atribuciones a distintas instituciones para promover una cultura de no violencia, se instauran sanciones administrativas, así como medidas cautelares y de reparación del daño. Todos estos, elementos integrales para combatir esta problemática.

Además, consideramos de gran relevancia la obligatoriedad a los partidos políticos de garantizar la paridad en candidaturas y en la dirección de sus órganos internos, con lo cual se pone de manifiesto que nunca más debe dejarse fuera de los espacios de toma de decisiones a las mujeres.

Con la aprobación del marco normativo de violencia política de género, el primer Congreso de la Unión paritario reivindica y fortalece la justicia para todas las mujeres que han abierto y, a la par, han reducido brechas para dotarnos de libertad de acción, decisión y participación pública y política.

En el Observatorio Nacional de Participación Política tenemos la certeza de que este es un paso más para garantizar el avance de las mujeres en todos los ámbitos, así como para lograr su empoderamiento y coadyuvar en el ejercicio pleno de sus derechos.