• En la conferencia 31 del ciclo Autosuficiencia Alimentaria de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, el titular de la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria (Conamer), Alberto Montoya, explicó los objetivos de la iniciativa de reforma eléctrica, la cual recuperará el control del Estado sobre esta fuente, fundamental en la transición energética.

• El cambio climático obliga a fortalecer tecnologías como la de vehículos eléctricos y ello requiere minerales estratégicos como el litio, en el cual México tiene riqueza en terrenos ejidales y de regiones indígenas, señaló la especialista Violeta Núñez.

La iniciativa de reforma eléctrica, en manos del Poder Legislativo, es un tema central, vital y estratégico para la nación y para el campo en particular, pues va ligado a la capacidad de alcanzar la autosuficiencia alimentaria, afirmó el subsecretario de Autosuficiencia Alimentaria de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, Víctor Suárez Carrera.

La iniciativa debe ser difundida para que los actores sociales y productivos se informen adecuadamente, generen juicios, se sumen a la transformación energética e impulsen su aprobación en el Congreso de la Unión y en los congresos estatales, señaló el funcionario al encabezar la conferencia 31 del Ciclo Autosuficiencia Alimentaria e Innovación Tecnológica con Prácticas Sustentables que organiza la Secretaría de Agricultura.

El titular de la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria (Conamer), Alberto Montoya Martín del Campo, expuso el contenido de esta iniciativa, la cual busca reformar los artículos 25, 27 y 28 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Entre otros, dijo, el objetivo de la iniciativa de reforma son que el sector público tenga a su cargo exclusivo –como propiedad de la nación y de forma inalienable e imprescriptible– las áreas estratégicas que señala el Artículo 28, como son litio y demás minerales estratégicos, generación de energía nuclear, explotación y extracción de petróleo.

Otro objetivo, agregó, es la estructuración de un nuevo régimen para la planeación y el control de la electricidad y el sistema eléctrico en manos de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).