El Instituto Belisario Domínguez (IBD), presentó un análisis de la Ley de Ingresos de la Federación y en el Presupuesto de Egresos de la Federación de 2017. Que este año la Ley de Ingresos de la Federación (LIF) se aprobó de la siguiente forma: se estima obtener durante 2017 ingresos totales por 4 billones, 888,893 millones de pesos (mdp); monto 0.7% menor en términos reales respecto a lo aprobado en la LIF-2016.

Ley de Ingresos de la Federación para el ejercicio fiscal 2017

Respecto a la LIF-2016, para 2017 se aprobaron ingresos presupuestales mayores en 1.6%, a su interior destaca la caída de 13.8% de los ingresos petroleros y un aumento de 5.8% de los ingresos no petroleros. En el rubro de ingresos no petroleros, se contempla un incremento de 10.1% de los ingresos tributarios, debido principalmente al aumento en la recaudación de ISR e IVA, en 10.5% y 4.1% respectivamente.

Con referencia al cierre de 2016, los ingresos presupuestarios serían menores en 9.5%; variación que resulta de aspectos como el efecto del remanente de operación de Banco de México (Banxico), la reducción de 4.7% en los ingresos petroleros y de 17.1% en los ingresos de organismos y empresas distintos a Petróleos Mexicanos (Pemex).

El monto de ingresos presupuestarios aprobado para el ejercicio fiscal 2017 es superior a lo propuesto por el Ejecutivo en 1.2%, equivalente a 51,380 mdp. En lo que respecta al financiamiento aprobado, si bien no se modificó el monto propuesto por el Ejecutivo, se redujo el déficit de las empresas productivas del Estado en 5,393 mdp, precisamente en la misma magnitud en la que se aumentó el endeudamiento interno del Gobierno Federal.

Cambios de carácter fiscal

En cuanto a cambios en leyes de carácter fiscal, las principales modificaciones se encuentran en las leyes del ISR, IVA, sobre Ingresos de Hidrocarburos; así como la adición de modificaciones por parte de la Cámara de Diputados a la Ley sobre Automóviles Nuevos.

Algunos de los cambios son: se otorga un estímulo fiscal, de 30% del monto de las inversiones hechas en el ejercicio fiscal; los apoyos económicos o monetarios de los programas presupuestarios gubernamentales no son gravables; se amplía la deducibilidad de las aportaciones a planes personales de retiro, tanto individuales como colectivos; para microempresas con ingresos menores a 5.0 mdp anuales, se acumulan los ingresos y deducen gastos efectivos, sin necesidad de hacer ajustes por la inflación.

Presupuesto de egresos

El presupuesto de egresos para el ejercicio fiscal de 2017 quedó, de forma general de la siguiente forma: el gasto neto total aprobado por la Cámara de Diputados para 2017 asciende a 4 billones 888,893 mdp; de los cuales, 27.4% corresponde a gasto no programable y 72.6% a gasto programable. Este nivel de gasto implica una ampliación de 1.1%, equivalente a 51,380 mdp, respecto al proyecto entregado por el Ejecutivo; mientras que en el comparativo anual significa una reducción de 0.7% en comparación con lo aprobado en el PEF-2016.

Se decretaron ampliaciones al presupuesto otorgado los Ramos Generales y Administrativos, de éstos últimos los que resultaron beneficiados son Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación con 8,439 mdp adicionales; Comunicaciones y Transportes con 6,904 mdp; Educación Pública con 1,951 mdp; y Cultura con 1,500 mdp. Función Pública es el único ramo para el cual se aprobó un presupuesto menor en 121 mdp respecto al planteado en el proyecto de presupuesto.

En el caso de los Ramos Generales, la ampliación por 39,549 mdp decretada por la Cámara de Diputados se distribuye entre los ramos 23 Provisiones Salariales y Económicas y 33 Aportaciones Federales para Entidades Federativas y Municipios (Aportaciones Federales), con montos de 38,259 mdp y 1,290 mdp, en ese mismo orden. De esta forma, durante 2017 se erogarán 131,866 mdp en el ramo 23, de los cuales 32.7% (43,114 mdp) se concentra en Subsidios a las Tarifas Eléctricas.

Resultados del análisis

En las consideraciones finales se señalan como riesgos al crecimiento aspectos como menor dinamismo de la economía estadounidense, en particular del sector industrial; debilidad de la economía mundial y una elevada volatilidad de los mercados internacionales.

Algunas instituciones han recortado sus pronósticos de crecimiento para 2017, entre ellas Banxico, Moody’s, J.P. Morgan y Citibanamex. Las principales motivaciones de estos recortes se centran en las expectativas de menor confianza de los consumidores y la caída de la inversión ante el entorno de incertidumbre generada por el resultado de la elección presidencial en los Estados Unidos y de los efectos que pueda tener la aplicación de las principales medidas impulsadas durante la campaña del candidato ganador.

Adicional a esto, el FMI enfatizó que la reducción de la deuda pública es fundamental para mantener la confianza en los inversionistas, así como mejorar el marco fiscal para fortalecer su credibilidad.