Busca posicionar al agua como pilar de bienestar, principalmente entre los grupos más vulnerables.

Hoy se publicó en el Diario Oficial de la Federación el Programa Nacional Hídrico 2020-2024 (PNH 2020-2024), que busca avanzar hacia un México donde el recurso hídrico sea un pilar de bienestar, a través de un manejo sostenible y coordinado, en cuyo manejo participen ciudadanos, instituciones y órdenes de gobierno.

Integrado por la Comisión Nacional del Agua (Conagua), el PNH 2020-2024 cuenta con 5 objetivos prioritarios, tres orientados a las personas o usuarios del agua y dos orientados al entorno habilitador. 

1.        Garantizar progresivamente los derechos humanos al agua y al saneamiento, especialmente en la población más vulnerable.

2.      Aprovechar eficientemente el agua para contribuir al desarrollo sostenible de los sectores productivos.

3.      Reducir la vulnerabilidad de la población ante inundaciones y sequías, con énfasis en pueblos indígenas y afromexicanos.

4.     Preservar la integralidad del ciclo del agua a fin de garantizar los servicios hidrológicos que brindan cuencas y acuíferos.

5.      Mejorar las condiciones para la gobernanza del agua, para fortalecer la toma de decisiones y combatir la corrupción.

El documento está alineado con el Programa Sectorial de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Promarnat), integrado por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), y, en su carácter de instrumento multisectorial, contribuye al cumplimiento de 16 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Para su integración, se llevaron a cabo 44 foros de consulta, en los que participaron 2 mil 900 personas, además de foros regionales organizados por la Semarnat.

Las contribuciones que el PNH 2020-2024 se plantea realizar al nuevo modelo de desarrollo del país están relacionadas con la búsqueda del bienestar de grupos marginados, la creación de condiciones para el goce y el ejercicio de los derechos humanos y la disminución de la brecha de desigualdad en el acceso al agua y al saneamiento. También se busca reducir la inequidad en el acceso al agua con fines productivos y generar condiciones para la seguridad alimentaria del país.

Para la ejecución y el cumplimiento del Programa deben sumarse esfuerzos y financiamiento de los tres órdenes de gobierno, los usuarios, las organizaciones civiles y la sociedad en su conjunto, por lo que se privilegia una visión en la que deberán coexistir los enfoques de transversalidad y territorialidad.

Con el fin de proteger la disponibilidad del agua en cuencas y acuíferos, como un primer paso para la implementación del derecho humano al agua, se trabajará para recuperar caudales, concesiones y asignaciones para destinarlos a usos doméstico y público urbano.

La búsqueda de la eficiencia en los usos del agua permitirá enfrentar las necesidades de las siguientes décadas y generar condiciones para la seguridad alimentaria del país. Es fundamental que la extracción del agua para los diferentes usos se realice con criterios de sostenibilidad en cuencas y acuíferos y que los usuarios la utilicen de manera eficiente en todos los sectores.

El documento planea también que, si bien, la ocurrencia de eventos hidrometeorológicos peligrosos para la población no se puede evitar, es posible, mediante decisiones sociales y políticas eficientes, disminuir la vulnerabilidad frente a posibles amenazas del clima.

El PNH se propone promover la conservación, la restauración y el ordenamiento de las cuencas, en particular de las partes altas de las mismas, para mejorar la capacidad de provisión de agua de las cuencas y acuíferos.

Con el objetivo de favorecer la inclusión de la ciudadanía en la gestión del agua, el PNH pretende democratizar el funcionamiento de los Consejos de Cuenca y de sus órganos auxiliares.

Para el logro de cada uno de los objetivos prioritarios del PNH, se definieron 20 estrategias prioritarias que, a su vez, incluyen intervenciones de política pública a través de un conjunto de 87 acciones puntuales.