+ Los ahorros económicos alcanzados fueron de $ 9,556 millones de pesos, lo que representa un ahorro promedio por empresa de poco más de $ 6 millones de pesos.
 
+ Se dejaron de usar 20.4 millones de metros cúbicos de agua, los suficiente para suministrar, de este vital líquido, a Monterrey durante 2 meses y medio.
 
+ Empresas generaron el equivalente a 3.6 millones de salarios mínimos al mes; destinaron una inversión de $ 33 millones de pesos para capacitar a 437 mil 955 personas en educación ambiental.
 
+ Mecanismos voluntarios impulsan un crecimiento verde y preservan el patrimonio natural del país, y al mismo tiempo generan riqueza, competitividad y empleo.
 
Durante el año 2017 la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) certificó 1,660 instalaciones que se encuentran en operación a nivel nacional, por lo que el Gobierno Federal, busca promover que el sector empresarial incluya como parte de su estrategia de negocio, las variables de preservación y cuidado del ambiente a la de su productividad y competitividad.
 
Como resultado de la operación del Programa Nacional de Auditoría Ambiental (PNAA), un total de 1,391 empresas mexicanas reportaron de forma voluntaria los beneficios que han obtenido en un año, al operar bajo el amparo del certificado de la PROFEPA.
 
Los ahorros económicos alcanzados fueron de $ 9,556 millones de pesos, lo que representa un ahorro promedio por empresa de poco más de $ 6 millones de pesos, monto muy superior al costo de instrumentar el PNAA en cada instalación.
 
Se dejaron de usar 20.4 millones de metros cúbicos de agua, los suficiente para suministrar, de este vital líquido, a Monterrey durante 2 meses y medio; en cuanto al ahorro energético, se ahorraron 2,095 millones de kWh, con esta cantidad se podría abastecer a Guadalajara durante 3 años y medio.
 
No se emitieron  3.5 millones de toneladas de CO2eq a la atmósfera, similar a las emisiones del parque vehicular del Estado de Durango; adicionalmente se dejaron de generar 68 mil toneladas de residuos peligrosos, equivalente al 3% de la generación reportada a nivel nacional por la SEMARNAT entre los años 2004 y 2015; se evitaron 1.7 millones de toneladas de residuos no peligrosos, equivalente a lo que genera Toluca en 5 años.
 
En cuanto a los beneficios sociales, las empresas destinaron una inversión de $ 33 millones de pesos para capacitar a 437 mil 955 personas en educación ambiental.
 
Para el cuidado de especies silvestres y conservación y restauración de terrenos se invirtieron $139 millones de pesos;  se plantaron 2.1 millones de árboles y plantas con una inversión de $ 69 millones de pesos; una cantidad similar también se destinó a desarrollar proyectos de eco-eficiencia, para mejorar el uso racional de los recursos naturales.
 
Con estas acciones la PROFEPA contribuye a promover el desarrollo sustentable en México, ayudando a detener la pérdida de la biodiversidad, a transitar a una economía baja en carbono, a mejorar la gestión de los residuos y replantear de mejor forma el uso hídrico del país, todo ello con beneficios tangibles para los mexicanos.