AMELAF, que representa a más de 40 laboratorios nacionales, expresa su preocupación, por la falta de planeación con la que se viene realizando la adquisición de medicamentos en el mercado internacional.

Esta ausencia de planeación, ha provocado compras de emergencia en las dependencias del sector salud, por los escasos inventarios con los que actualmente disponen. Con el fin de evitar un agravamiento de desabasto de medicamentos, INSABI contrató el año pasado, los servicios, de UNOPS, a fin de que se responsabilizara de una licitación y adquisición de medicamentos, procurando conseguir en todo el mundo productos de calidad y de mejores precios.

La realidad es que esta institución internacional, trae al día de hoy un desfase de 6 meses, y no ha podido concluir los procesos de licitación, provocando una seria crisis de desabasto de medicamentos en las farmacias de hospitales y unidades médicas. Ante esta crítica situación y con el fin de que continuara agravándose, las dependencias se dieron a la tarea de abastecerse con las industrias farmacéuticas de otros países. Tal es el reciente caso del ISSSTE, quien ha solicitado a la empresa INDIA (PHARMEXIL), la cotización de 158 claves, que representan 47 millones de piezas. Esto genera un mercado desordenado y lleva a improvisaciones que afectan el abasto y los precios a los que se compra. La industria farmacéutica nacional, representada en AMELAF, manifiesta su inquietud y protesta, en razón de que esta, ya había participado en 123 claves de las 158 que el ISSSTE le está solicitando a la industria farmacéutica de la INDIA. AMELAF, exige que la industria farmacéutica mexicana sea tomada en cuenta y no sea desplazada, ya que es la industria farmacéutica nacional la que invierte, genera empleos y es la que paga sus impuestos en México, además de que fabrica medicamentos de calidad, confiables, seguros y de precios competitivos. La industria farmacéutica mexicana es parte de la solución y le es prioritario la salud de los mexicanos.