• Inmujeres trabaja con las dependencias y entidades del Gobierno de México y se coordina con los estados y municipios para que los programas y proyectos prioritarios impacten en la vida de las mujeres.
  • De más de 20 millones de personas beneficiarias, más de la mitad son mujeres.

Al participar esta tarde en la conferencia de prensa del informe diario sobre los avances de los Programas de Bienestar en el contexto de la pandemia por COVID-19 y la reactivación económica, la presidenta del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), Nadine Gasman, aseguró que el Gobierno de México está empeñado en cerrar las brechas históricas de desigualdad que enfrentan las mujeres, en especial para quienes han quedado más rezagadas del bienestar.

La pandemia por COVID-19 visibilizó mejor las desigualdades que viven cotidianamente las mujeres; son ellas las que están en la primera línea de respuesta como trabajadoras indispensables en el sector salud y en los hogares como principales organizadoras de las labores domésticas y de cuidado, colocándolas también en la primera línea de sobrecarga, cansancio, riesgo y peligro, dijo.

Destacó que la emergencia sanitaria ha presentado diversos retos y a la vez nuevas oportunidades de cambio en favor de las mujeres y las niñas, puesto que el Plan Nacional de Desarrollo y los principios que en él se trazaron dan cuenta de la prioridad del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador que es no dejar a nadie atrás y no dejar a nadie fuera, siendo las mujeres quienes están en mayor rezago, “la pobreza tiene cara de mujer”, puntualizó Gasman.

Por ello, el Inmujeres consultó a lo largo y ancho del país a mujeres de diversos contextos y realidades para conocer qué esperan del gobierno y qué le toca hacer a esta administración. A partir de ello se construyó el Programa Nacional para la Igualdad entre Mujeres y Hombres (Proigualdad), y en ese marco, el Instituto trabaja con todas las dependencias y entidades del ámbito federal y se coordina con los estados y los municipios: para colocar en centro las tres prioridades que las mujeres de todo el país demandaron: independencia económica, servicios para el cuidado de sus hijas, hijos, o personas adultas mayores o con discapacidad a su cargo y, vivir en paz y seguras.

“Esas tres prioridades es a lo que responde el Proigualdad y los programas y proyectos prioritarios del Gobierno de México, en donde, de más de 20 millones de personas beneficiarias, más de la mitad son mujeres […] por ejemplo, de los Programas de Apoyo al Bienestar de Niñas y Niños, Hijos de Madres Trabajadoras, son mujeres. Pero también en los programas de Mejoramiento Urbano, en Jóvenes Construyendo el Futuro, que es un programa excepcional y, aun en Sembrando Vida, donde decimos que solo hay 30% de mujeres, pero lo que hay que decir, es que es un programa que también indica lo que pasa con la tenencia, el usufructo y la propiedad de la tierra. Los programas prioritarios están ayudando a cerrar las brechas de desigualdad”, resaltó Nadine Gasman.

“Cuando hablamos de independencia económica, con trabajos mejor remunerados, las tandas para el bienestar, donde se van a dar más de medio millón, 71% de las tandas han sido para las mujeres; o los Créditos a la Palabra, que se va a dar un millón de créditos a pequeños negocios, lo que sabemos es que tres de cada diez negocios, encabezados por mujeres son mujeres jefas de familia. En los créditos solidarios a la palabra del IMSS que son para pequeños negocios y algo que nunca se había hecho, es un fondo específico para trabajadoras del hogar, un incentivo que es parte de la nueva legislación”, informó Gasman.

En cuanto a la distribución de las tareas de cuidado y del trabajo del hogar resaltó que, en el Programa para el Bienestar de las Personas Adultas Mayores, más de la mitad de las personas beneficiadas son para mujeres administrarse y 10 de cada 100 de estas pensiones; van a mujeres indígenas, mientras que del Programa Pensión para el Bienestar de las Personas con Discapacidad, casi 400 mil personas beneficiarias son mujeres.

En el tema de seguridad, paz y vida libre de violencia para las mujeres refirió que México fue el primer país en declarar los servicios de atención a la violencia contra las mujeres como esenciales; además, informó que se ha fortalecido la atención a llamadas de emergencia en el 911 y se trabaja muy de cerca con el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, no sólo en cifras, sino en la atención a las mujeres, sus hijas e hijos.

En su intervención, la titular del Indesol, Luz Rosales Esteva, abundó en el trabajo que se realiza para prevenir y atender la violencia contra las mujeres y presentó el mapa nacional interactivo para identificar las ubicaciones de los sitios en donde las mujeres y sus hijas pueden acceder a diversos servicios. Subrayó que los centros de atención para las mujeres tienen incidencia en mil 500 municipios de todo el país, a través de 410 unidades.

Para concluir, la secretaria del Trabajo y Previsión Social, Luisa Alcalde, agradeció a las titulares de Inmujeres e Indesol y reconoció que la principal barrera de las mujeres para su incorporación al mercado laboral tiene que ver con las tareas de cuidados, “por ello nos hemos propuesto aumentar a 80 mil mujeres beneficiarias del programa de Apoyo a Madres Trabajadoras”; además, informó que en el caso del Programa de la Escuela es Nuestra, de los comités que se encargan de administrar los recursos para la infraestructura y mejorar las escuelas, 97% son mujeres tesoreras.

El Inmujeres reafirma su compromiso de continuar trabajando coordinadamente con los tres poderes y órdenes de gobierno para alcanzar un país más justo e igualitario para las mujeres y las niñas.