● De 2017 a 2019 el gobierno federal pagó a Fucam más de 776 millones de pesos por la atención de cáncer de mama

● Fucam se comprometió con el Instituto de Salud para el Bienestar a seguir atendiendo a las personas que ya recibían tratamientos

● Las personas con nuevos diagnósticos de cáncer de mama serán referidas al Hospital Juárez de México, al Hospital General de México y al Instituto Nacional de Cancerología

● Esas tres instituciones públicas ya atienden a alrededor de 22 mil personas con cáncer de mama; el Gobierno Federal tiene la capacidad suficiente para atender estos casos

El Instituto de Salud para el Bienestar informa:

Los tratamientos que ofrece la Fundación de Cáncer de Mama (Fucam) son financiados completamente por el Gobierno de México, es decir, pagados con el dinero de todos los mexicanos.

En el periodo de 2017 a 2019, el gobierno federal le pagó a Fucam más de 776 millones de pesos por la atención de cáncer de mama.

Por ello, Fucam tiene la obligación ética, moral y jurídica de continuar la atención de las pacientes que se encuentran actualmente en tratamiento oncológico.

En este sentido, Fucam se comprometió con el Instituto de Salud para el Bienestar a seguir atendiendo a las personas que ya recibían tratamientos, mismos que ya están cubiertos por el gobierno federal.

Los nuevos casos diagnosticados en 2020 serán atendidos en el Hospital Juárez de México, el Hospital General de México y el Instituto Nacional de Cancerología con la prontitud que cada caso amerite y de manera totalmente gratuita. Ninguna mujer con cáncer se quedará sin atención.

En la actualidad, esas tres instituciones públicas atienden a alrededor de 22 mil pacientes con cáncer de mama, lo que demuestra la capacidad del Gobierno de México de brindar servicios de salud gratuitos y de calidad.

Cabe recordar que la transformación del sector salud tiene como uno de sus objetivos principales el fortalecimiento de los servicios públicos de salud y garantizar atención sin intermediarios a las personas que no cuentan con seguridad social.