• En el marco del Día Mundial de la Alimentación, que se celebra este sábado, la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural destacó que Evangelina Villegas y Sanjaya Rajaram han sido los mexicanos que han recibido el también llamado “Premio Nobel de la Alimentación”.
• Maíz para México —uno de los componentes de Cultivos para México— es actualmente una de las iniciativas insignia de la Alianza para la Acción Alimentaria, proyecto que respalda alianzas orientadas a sistemas alimentarios transformadores, subrayó.

México le ha dado al mundo cultivos indispensables para la alimentación, pero también científicos que han hecho aportaciones sobresalientes para la seguridad alimentaria y metodologías que se están replicando en otros países, destacó la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural.
En el marco del Día Mundial de la Alimentación, que se celebra este sábado 16 de octubre, la dependencia federal señaló que Evangelina Villegas y Sanjaya Rajaram han sido los mexicanos que han recibido el también llamado “Premio Nobel de la Alimentación”.
En 2000, la doctora Villegas, científica del Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT), se convirtió en la primera mujer en recibir el galardón por la cocreación de los maíces QPM (Alta Calidad Proteica, en inglés), producto de la investigación colaborativa de alrededor de 30 años en alianza con instituciones internacionales y nacionales, donde destaca el prestigiado Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP), Informó.

El 2014, el doctor Rajaram, también científico del CIMMYT, recibió el premio por el impacto global de sus investigaciones, las cuales le brindaron a la humanidad más de 480 variedades mejoradas de trigo, destacó Agricultura.

Subrayó que este reconocimiento es significativo porque, en un contexto donde en México las tierras de cultivo disponibles per cápita han disminuido 31 por ciento entre 1980 y 2015, el rendimiento de las siembras se ha perfilado como la principal vía para incrementar la producción agrícola.
La colaboración público-privada a través de Cultivos para México —programa de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural— es una propuesta creativa e innovadora que aplica la ciencia al mejoramiento de los sistemas agrícolas y cuyas acciones se centran en los productores como
catalizadores de desarrollo, anotó el secretario del ramo, Víctor Villalobos Arámbula.

Estas acciones, agregó, han permitido que miles de productores mexicanos de todas las escalas estén adoptando prácticas sustentables y con apoyo de los programas estratégicos de la Secretaría, como Producción para el Bienestar, Precios de Garantía de Seguridad Alimentaria Mexicana
(Segalmex) y Fertilizante para el Bienestar.

Esta estrategia en su conjunto es considerada una contribución de México a los sistemas agroalimentarios del mundo y es replicable a otros países de Latinoamérica —como ya sucede en Colombia— y es susceptible de adaptarse e implementarse en otros países del mundo, particularmente en aquellos donde es prioritario consolidar la paz y disminuir la incidencia de fenómenos como la migración forzada por la necesidad, anotó la Secretaría.

Expuso que el énfasis que el Gobierno de México, a través de Agricultura, ha puesto en los sistemas agrícolas de pequeña y mediana escala ha permitido que progrese con Cultivos para México, la mayor plataforma de colaboración entre los sectores público, privado, social y académico para
impulsar el campo mexicano.

Maíz para México —uno de los componentes de Cultivos para México— es actualmente una de las iniciativas insignia de la Alianza para la Acción Alimentaria, proyecto del Foro Económico Mundial que respalda alianzas orientadas a sistemas alimentarios transformadores. “Cultivos para México es una realidad y estamos avanzando para que los consumidores sepan que están comprando en México granos saludables”, comentó el titular de Agricultura, Víctor Villalobos Arámbula, durante la reunión 2021 del Consejo Directivo del CIMMYT.

En esta sesión se destacó que, a través de Cultivos para México, en 2020 se produjo más de un millón de toneladas de maíz de forma sostenible, mismas que fueron compradas por diversas empresas que están apoyando la iniciativa.

Ha permitido también aumentar el número de productores que adoptan prácticas sustentables, desarrollar investigación estratégica —que se ha traducido en incrementos desde 10 por ciento, hasta triplicar los rendimientos en el sur-sureste del país—.

Esta iniciativa además posibilitó establecer puntos de maquinaria y plataformas poscosecha — donde se promueven la mecanización inteligente y tecnologías herméticas que permiten minimizar las pérdidas poscosecha que llegan a ser de hasta 40 por ciento—, sembrar viveros y ensayos de maíz
azul y pozolero, para avanzar en la selección de los mejores materiales que permitan incrementar su producción y mejorar su calidad, capacitar a productores y recientemente certificar a 78 nuevos técnicos en Agricultura Sustentable para un total de 449 a nivel nacional.

La Secretaría sostuvo que el liderazgo de México en materia de aportes para la seguridad alimentaria también se confirma con su participación en iniciativas como AgriLAC Resiliente, la cual busca fortalecer los sistemas agroalimentarios de Latinoamérica para abordar las necesidades más
apremiantes de seguridad alimentaria y nutricional, crisis climática y migración. Esta iniciativa se apoya en una red de instituciones de todos los sectores, combinando y escalando esfuerzos con otras 16 iniciativas del CGIAR —consorcio internacional de 15 centros de investigación
agrícola del que el CIMMYT es miembro fundador y a través del cual México se vincula con una red científica global— presentes en la región.