De no aprobarse la Reforma Constitucional en Materia Eléctrica, el destino del país será horrendo. Quedará en manos de unas cuantas empresas privadas, propiedad de fondos internacionales, y seguiríamos el camino de España, donde los costos tarifarios siguen en aumento, ocasionando un desastre social brutal, aseguró el director general de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Manuel Bartlett Díaz. 

En el mensaje brindado como parte de la Clausura de la 34 Reunión Internacional de Verano de Potencia y Aplicaciones Industriales (RVP-AI) y la 30 Reunión Internacional de Otoño de Comunicaciones, Computación y Electrónica (ROCC), del Instituto de Ingenieros en Electricidad y Electrónica (IEEE, por sus siglas en inglés) Sección México, destacó la concentración de los monopolios privados en el país, cuyos objetivos son apoderarse del Sistema Eléctrico Nacional (SEN), -el más grande de América Latina, excepto el de Brasil-, desaparecer a la CFE y obtener beneficios económicos sin velar por el interés social. 

Bajo este panorama, el Ejecutivo federal presentó la iniciativa al Congreso de la Unión, donde el Estado recupera la rectoría del SEN, a través de la CFE. Se establece la electricidad como área estratégica a cargo del Estado; la CFE se convierte en organismo del Estado; se cancelan los permisos de generación eléctrica, los contratos de compraventa de electricidad y las diversas figuras de generación privada, entre otros cambios.

Sobre la Comisión Reguladora de Energía, Bartlett Díaz destacó que este organismo autónomo es quien administra las redes, dejando a un lado a la Secretaría de Energía, y que ha colapsado al sistema favoreciendo al sector privado. Otro tema importante: el despacho económico, que deja fuera a las centrales de la CFE bajo argumentos falsos. O las sociedades de autoabasto que incurren en delitos con el mercado paralelo que han creado a partir de socios de un dólar.

Para crear un verdadero mercado de competencia, señaló, la CFE generará por lo menos el 54 por ciento del consumo eléctrico nacional y el sector privado podrá participar con el 46%.

Con la reforma de Enrique Peña Nieto, la CFE pierde. Por ello cuestionó a quienes se oponen a la iniciativa que busca rescatar a la empresa mexicana que ha electrificado por 84 años al país y llamó a los presentes a difundir la importancia de la Reforma Eléctrica, apoyar al presidente y salir a defender la iniciativa, principalmente de aquellos “malos mexicanos” que vendieron en 2013 a su patria y que buscan aún entregar los intereses nacionales a extranjeros.

El director de la CFE cerró su conferencia magistral con un agradecimiento a las y los técnicos e ingenieros del país, quienes han forjado un Sistema Eléctrico fuerte. Posteriormente recorrió los diferentes stands que CFE instaló en la exposición.  

En la ponencia, también estuvo presente César Fuentes Estrada, presidente del IEEE Sección México y director Corporativo de Ingeniería y Proyectos de Infraestructura, quien destacó la relevancia del foro, donde se reunieron 105 empresas e instituciones educativas nacionales y extranjeras, en un momento trascendental para la vida pública del país.   

Por su parte, Arturo Reyes Sandoval, director General del Instituto Politécnico Nacional, indicó que la reunión se realizó en un momento clave para afianzar la soberanía energética del país a través de la CFE y Pemex, como palancas para el desarrollo nacional, y asegurar la autonomía del país en la generación eléctrica y garantizar el abastecimiento.  

Finalmente, Enrique González Haas, presidente y director General Schneider Electric de la Cámara Nacional de Manufacturas Eléctricas, precisó que un sistema eléctrico fortalecido es clave para el desarrollo nacional cuidando los aspectos de sustentabilidad para las generaciones futuras.