En atención a las prioridades que ha establecido el Ejecutivo Federal para mitigar los riesgos en los sectores de salud, alimentación y bienestar social derivados del impacto por la epidemia del virus SARS-CoV2 (COVID-19), la Comisión Nacional del Agua (Conagua) y la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural conjuntarán esfuerzos de colaboración con los Agricultores, a fin de mantener la productividad hidroagrícola ante esta situación.

 

Gracias a la dedicación de los agricultores, en las poco más de siete millones de hectáreas que conforman los distritos y unidades de riego del país, se genera más del 60 por ciento de toda la producción nacional.

 

Por lo anterior, es tarea de la Conagua y de Agricultura, como áreas de Seguridad Nacional, vigilar la implementación y continuidad de las siguientes acciones en apoyo a los productores:

 

  1. Mantener activos los programas federalizados orientados a la productividad, conservación y rehabilitación de la infraestructura hidroagrícola.
  2. Garantizar y optimizar el suministro de agua a distritos y unidades de riego (en función de la disponibilidad en las fuentes de abastecimiento).
  3. Promover el cultivo de granos básicos entre las asociaciones de usuarios, para mantener y, de ser posible, incrementar el nivel de soberanía alimentaria.

 

Como Gobierno Federal, se asume el compromiso de mantener y priorizar la atención de las zonas bajo riego, así como el contacto y colaboración directa con los agricultores para optimizar el uso y aprovechamiento del agua, la tierra y los insumos básicos.