La prestación de servicios educativos en la Nueva Escuela Mexicana debe funcionar como un catalizador del bienestar, que permita a las personas estar en posibilidad de desarrollar sus capacidades e igualar sus oportunidades para alcanzar mejores condiciones de vida, afirmó el Secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma Barragán.

 

Aseguró que un importante objetivo del gobierno de México es garantizar servicios educativos pertinentes para la población mayor de 15 años que, por diversas razones, no concluyó la educación primaria o la secundaria, a fin de revertir sus condiciones de desigualdad y ofrecer educación de excelencia que favorezca la equidad.

 

En reunión virtual de trabajo, derivada de la suspensión de actividades para prevenir la propagación del virus COVID-19, se revisó la estrategia de aplicación de los principios fundamentales de la Nueva Escuela Mexicana en el Instituto Nacional para la Educación de los Adultos (INEA).

 

Esta labor, a pesar del aislamiento preventivo, se lleva a cabo para aplicarse a través de la educación a distancia y, ampliarse cuando termine el receso escolar.

 

Para cumplir con ese objetivo, el Director General del INEA, Rodolfo Lara Ponte, explicó que se plantea redimensionar el Modelo de Educación para la Vida y el Trabajo (MEVyT), como una herramienta fundamental para mejorar las condiciones de vida de sus educandos con opciones adecuadas, flexibles, atractivas y de calidad para contribuir a su desarrollo personal y social.

 

Los principios y directrices para el rediseño del modelo educativo se sustentan en un enfoque de derechos humanos, que comprende los siguientes principios:

 

  • Diversificar el modelo educativo para favorecer opciones intermedias de la educación básica para responder a las necesidades específicas de la población.

 

  • Favorecer el mejoramiento de la convivencia para las familias y la comunidad, con opciones educativas para madres, padres y jóvenes, que tengan reconocimiento como parte de la educación básica.

 

  • Atender a las necesidades de la población indígena, adultos mayores, niñas, niños y adolescentes menores de 14 años, adolescentes embarazadas, personas en condición de discapacidad.

 

  • Impulsar un nuevo concepto de alfabetización para favorecer el desarrollo de la cultura escrita, las nociones básicas de matemáticas y las competencias para mejorar la salud, la alimentación, el cuidado del medio ambiente, la participación ciudadana y cultura digital.

 

  • Favorecer el desarrollo de competencias para el trabajo.

 

  • Promover el desarrollo de habilidades de comunicación en español, en lengua indígena y en inglés.

 

  • Desarrollar contenidos educativos de nivel intermedio y avanzado con pertinencia cultural para la población indígena.

 

  • Promover el aprendizaje mediante el uso de las tecnologías de la información y la comunicación, desde la alfabetización.

 

Además, la estrategia educativa propone mejorar la calidad del proceso de enseñanza mediante la adecuada selección y formación de las figuras educativas, impulsando sus habilidades socioemocionales para asegurar su participación solidaria con su comunidad.

 

También se contribuye a la formación de los jóvenes que viven en comunidades rurales e indígenas, de acuerdo con los objetivos de los programas federales como Jóvenes Construyendo el Futuro.

 

El INEA construye espacios comunitarios de aprendizaje, con la finalidad de ofrecer oportunidades de inclusión a las familias y a las comunidades para facilitar el aprendizaje; impulsa la interacción generacional; la interculturalidad; la perspectiva de género y la formación para el trabajo, así como la cultura de paz con el apoyo de dispositivos y tecnologías digitales, promoviendo la educación a lo largo de la vida.