En el primer trimestre de 2019, la cuenta corriente registró un déficit de 5,634 millones de dólares. A su vez, la cuenta de capital resultó deficitaria en 35 millones de dólares. Por su parte, la cuenta financiera presentó un endeudamiento neto que implicó una entrada de recursos por 4,634 millones de dólares, incluyendo un aumento de los activos de reserva por 4,424 millones de dólares.2 Así, el renglón de errores y omisiones exhibió un flujo positivo por 1,035 millones de dólares.
 En un contexto en el que algunas de las principales economías registraron una moderada recuperación durante el primer trimestre de 2019 respecto de la desaceleración observada durante la segunda mitad de 2018, pero caracterizado por un escalamiento de las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China, en el periodo enero – marzo de 2019 el déficit de la cuenta corriente de México se ubicó en 1.8% del PIB, nivel inferior al de 3.2% reportado para el primer trimestre de 2018, si bien superior al de 1.0% del cuarto trimestre de 2018. En particular, la reducción anual del déficit de la cuenta corriente en el primer trimestre de 2019 fue reflejo, principalmente, de disminuciones de los déficits de la balanza de ingreso primario y de la balanza de servicios, así como de un mayor superávit de la cuenta de remesas.

Algunos de los riesgos para el crecimiento de la economía mundial se han moderado, como resultado, entre otros factores, del fortalecimiento de la expectativa de una postura monetaria más acomodaticia por parte de los bancos centrales de las principales economías avanzadas y del anuncio de nuevas medidas fiscales y monetarias por parte de China. En ese entorno, en el primer trimestre de 2019 la economía mexicana siguió captando recursos a través de la cuenta financiera, principalmente, en los rubros de inversión directa y de cartera. No obstante, los pronósticos de crecimiento para la economía mundial para 2019 y 2020 han seguido revisándose significativamente a la baja y los riesgos continúan con un sesgo negativo, destacando los efectos que pudieran tener el agravamiento reciente de las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China y la posibilidad de que estas se extiendan a otras regiones, que la debilidad de algunas de las principales economías se prolongue más de lo anticipado, que tengan lugar nuevos episodios de volatilidad en los mercados financieros internacionales y que se intensifiquen algunos riesgos políticos y geopolíticos.

1 El presente comunicado de la balanza de pagos, al igual que ha ocurrido con los comunicados de periodos previos, incorpora revisiones de cifras de algunos renglones de dicha balanza. Tales ajustes se originan por el proceso continuo de incorporación de información adicional a las estadísticas. Las principales revisiones se efectuaron en los rubros de inversión directa, utilidades, adquisición neta de activos financieros de inversión de cartera y mercancías. Asimismo, los componentes de la balanza de pagos en el primer trimestre de 2019 que se reportan en este comunicado pueden llegar a revisarse en publicaciones futuras de esta estadística, a medida que se disponga de mayor información, como pueden ser las variaciones en el monto de los activos de residentes en el exterior, los flujos de inversión directa y las utilidades, entre otros conceptos.
La suma de los componentes que integran la estadística de la balanza de pagos que se presenta en este comunicado puede no coincidir con los totales debido al redondeo de las cifras.

2 Semanalmente el Banco de México reporta el saldo de la reserva internacional neta, el cual al cierre de marzo de 2019 alcanzó 176,649 millones de dólares. En la estadística de la balanza de pagos descrita en este comunicado, siguiendo los lineamientos del Manual de Balanza de Pagos del Fondo Monetario Internacional, se utiliza la variación del saldo de la reserva internacional bruta que, a diferencia de la reserva internacional neta, sí incluye los pasivos de corto plazo del Banco de México. Por otra parte, los flujos en el renglón de activos de reserva de la balanza de pagos deben excluir los cambios por valoración en el saldo de la reserva internacional bruta. Así, el aumento en los activos de reserva de 4,424 millones de dólares en el primer trimestre de 2019 registrado en la balanza de pagos corresponde a la variación total del saldo de la reserva internacional bruta (5,687 millones de dólares) menos los ajustes por valoración de dicha reserva (1,263 millones de dólares).

La cuenta corriente en el primer trimestre de 2019 exhibió un déficit de 5,634 millones de dólares. En lo que respecta a la cuenta de capital, esta resultó deficitaria en 35 millones de dólares. Por su parte, la cuenta financiera presentó un endeudamiento neto que implicó una entrada de recursos por 4,634 millones de dólares, incluyendo un aumento de los activos de reserva por 4,424 millones de dólares. De este modo, se registró un flujo positivo en el renglón de errores y omisiones por 1,035 millones de dólares.

El déficit de la cuenta corriente de 5,634 millones de dólares fue resultado de créditos por 128,037 millones de dólares y débitos por 133,671 millones de dólares. Como proporción del PIB, el déficit de la cuenta corriente se ubicó en 1.8% en el primer trimestre de 2019, nivel inferior al de 3.2% del PIB registrado en el mismo periodo de 2018 (Gráficas 1 y 2). El saldo negativo de la cuenta corriente en el primer trimestre de 2019 se derivó de la combinación de déficits en la balanza de bienes y servicios por 2,048 millones de dólares y en la de ingreso primario por 11,075 millones de dólares, y de un superávit en la balanza de ingreso secundario por 7,489 millones de dólares.

El déficit de la balanza de bienes y servicios de 2,048 millones de dólares que se registró en el primer trimestre de 2019 fue resultado de saldos negativos de 1,859 millones de dólares en la balanza de bienes y de 189 millones de dólares en la de servicios. Al interior de la balanza de bienes, se observaron déficits de 1,817 millones de dólares en la balanza de mercancías y de 42 millones de dólares en la correspondiente a bienes adquiridos en puertos por medios de transporte (Cuadro 2). En particular, el déficit de la balanza de mercancías en el primer trimestre de 2019 se originó de exportaciones por 108,052 millones de dólares y de importaciones por 109,868 millones de dólares (Gráfica 3). En dicho periodo, el saldo negativo de 189 millones de dólares de la balanza de servicios se derivó de créditos por 8,506 millones de dólares y de débitos por 8,695 millones de dólares.

Por su parte, en el primer trimestre de 2019 la balanza de ingreso primario presentó un déficit de 11,075 millones de dólares, el cual fue reflejo de créditos por 3,664 millones de dólares y de débitos por 14,738 millones de dólares. La balanza de ingreso secundario exhibió en dicho periodo un superávit de 7,489 millones de dólares, como resultado de créditos por 7,734 millones de dólares y de débitos por 246 millones de dólares. Al interior de esta balanza, el crédito por remesas sumó 7,660 millones de dólares (crecimiento anual de 6.6%), en tanto que el débito por remesas alcanzó 227 millones de dólares (incremento anual de 0.8%;

La cuenta financiera de la balanza de pagos registró en el primer trimestre de 2019 un endeudamiento neto que implicó una entrada de recursos por 4,634 millones de dólares. Dicho saldo se derivó de la combinación de endeudamientos netos de 8,308 millones de dólares por concepto de inversión directa,3 de 5,151 millones de dólares en el rubro de inversión de cartera y de 126 millones de dólares en el renglón de derivados financieros; de préstamos netos al resto del mundo de 4,527 millones de dólares en el rubro de otra inversión; y de un aumento en los activos de reserva de 4,424 millones de dólares.