El Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), en colaboración de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), el Instituto Nacional para los Pueblos Indígenas (INPI), la Procuraduría Agraria (PA) y el Registro Agrario Nacional (RAN,) realizó el Foro Desafíos de la participación y representación de las mujeres en los órganos agrarios, que forma parte de la “Estrategia integral para el avance del reconocimiento de los derechos agrarios de las mujeres rurales e indígenas”, un proceso de formación dirigido a mujeres sujetas de derechos agrarios de las regiones de la Huasteca, Totonacapam y Altas Montañas del estado de Veracruz, entidad que tiene el mayor número de núcleos agrarios.

“Hoy mi voz representa a las mujeres indígenas que durante muchos años hemos sido invisibles. Si pretendemos formar parte de la toma de decisiones de nuestros núcleos agrarios, no nos respetan, porque nos enfrentamos al machismo, pues aún nuestros esposos o padres piensan que la mujer es sólo para la casa y el cuidado de los hijos”, dijo Alma Rosa Reyes Rojas, representante de las mujeres de las tres regiones, quién además instó a las instituciones presentes a garantizar que las mujeres obtengan su certificado parcelario y sean reconocidas ante las asambleas ejidales de sus comunidades.

Cuando se le niega a una mujer la titularidad sobre la tierra que trabaja, se le niega tener un ingreso, el acceso a apoyos públicos, proyectos productivos, a un patrimonio y a la toma decisiones en los órganos de representación, coincidieron la presidenta del Inmujeres, Nadine Gasman Zylbermann; la directora de Proyectos Estratégicos de la SEDATU, Mabel Almaguer Torres ; la directora general de Apoyo al Ordenamiento de la Propiedad Rural de la PA, Yolanda Beatriz Vera Castillo; la coordinadora interinstitucional del RAN, María Gabriela Rangel Faz; la directora de Derechos de las Mujeres Indígenas y Afromexicanas, del INPI, Violeta Hernández Andrés y la directora del Instituto Veracruzano de Asuntos Indígenas (IVAIS), Xóchitl Molina González.

Gasman Zylbermann aseguró que el Inmujeres, propicia entornos participativos para que más mujeres conozcan sus derechos sobre la tierra y las diversas vías con las cuales pueden ejercer sus diversos derechos agrarios y ser reconocidas como sujetas tomadoras de decisiones; además de incidir con otras instituciones a que presten atención a las necesidades, prioridades y contribuciones de las mujeres.

“Esta transformación de la vida pública no va a suceder si no ponemos en el centro a las mujeres rurales que son las que mantienen la soberanía alimentaria, política, social y cultural”, resaltó.

En su turno Mabel Almaguer Torres resaltó que en 2020 y 2021, la Sedatu unió los esfuerzos de todo el sector agrario para impulsar el proyecto Mujeres por el acceso a la tierra, un compromiso a realizar durante toda la administración y donde la PA desarrolla las jornadas itinerantes de justicia dirigidas exclusivamente a mujeres, mientras que el RAN lleva el trámite y entrega de los títulos; el Fideicomiso del Fondo Nacional de Fomento Ejidal da acompañamiento técnico a las mujeres para la elaboración de sus proyectos de desarrollo. “Es así como estamos cerrando ya la pinza de toda esta brecha de desigualdad”, refirió.

Yolanda Beatriz Vera Castillo, dijo que en la PA se trabaja para que se reconozcan los derechos de las mujeres como sucesoras de ejidatarios o comuneros fallecidos o que no celebraron testamentos agrarios y que por ley les corresponde ese derecho a sus esposas o concubinas. “Queremos hacer valer esto, apoyarlas y que el trámite sea sencillo, rápido y totalmente gratuito […] este año queremos lograr que al menos mil mujeres puedan acceder a esta titularidad”, comentó.

En tanto, María Gabriela Rangel Faz recordó que en 1971 se reconoció a las mujeres como titulares de la tierra y en ese entonces solo uno por ciento de mujeres lo era. “Hoy ya son 27 por ciento; tenemos que llegar al 50 o al menos al 40 por ciento, como lo establece la Ley Agraria”, puntualizó.

Violeta Hernández Andrés dijo que la reforma constitucional sobre los derechos de los pueblos indígenas y afromexicanos impulsada por el INPI y presentada al presidente López Obrador en territorio Yaqui incorpora muy claramente la visión de las mujeres, quienes tras ser consultadas dijeron que necesitan la garantía de sus derechos a la participación política, a la justicia y a una vida libre de violencia entre otros.

Xóchitl Molina González, directora del IVAIS, animó a las mujeres a aprovechar las herramientas que se les facilitan, a tener sus documentos e incluso ejercer funciones como tesorera, secretaria e incluso ser presidentas, comisariada ejidal o participar en los consejos de vigilancia de sus comunidades.

Finalmente, la directora general para la Promoción de una Vida Libre de Violencia e Impulso a la Participación Política del Inmujeres, Anabel López Sánchez compartió los objetivos, resultados y hallazgos de la “Estrategia Integral para el reconocimiento de los derechos agrarios de las mujeres Rurales e Indígenas”, realizada en los municipios de Chicontepec, Chumatlán y Rafael Delgado, Veracruz.

Las instituciones convocantes a este foro reconocen a Teresa Espinosa Medina quien realizó la traducción a la lengua indígena tutunáku de cada una de las intervenciones y reiteran su compromiso y disposición para que las mujeres de zonas rurales e indígenas accedan al pleno goce de sus derechos, por lo que continuarán impulsando la regularización de los derechos agrarios de las mujeres, así como su participación en los órganos de decisión de sus comunidades.