Con el objetivo de redistribuir las facultades de las Secretarías de Marina (SEMAR) y de Comunicaciones y Transportes (SCT) en materia de seguridad, protección marítima y prevención de la contaminación marina, se reforman, derogan y adicionan diversas disposiciones de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, de la Ley de Navegación y Comercio Marítimos y de la Ley de Puertos.

Seguridad y competitividad del sector marítimo nacional

El dictamen establece, entre otras cosas, que la seguridad marítima y portuaria estará a cargo de la Secretaría de Marina, en dicha dependencia se otorgarán los permisos para la prestación de servicios de transporte marítimo, así como salvaguardar la vida humana en el mar y la prevención de la contaminación marina.

Además, se definen las atribuciones que la SCT y la SEMAR tendrán en materia de navegación y comercio marítimos. La SCT y la SEMAR podrán representar al país en las negociaciones de los Tratados Internacionales en materia marítima respecto de las atribuciones que a cada una le corresponden.

Atribuciones de la SEMAR

En la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal se establece que la Secretaría de Marina tendrá como atribuciones:

  • La seguridad marítima, salvamento en caso de accidentes o incidentes de embarcaciones y búsqueda y rescate para salvaguardar la vida humana en la mar y el control de tráfico marítimo.
  • Regular, vigilar la seguridad de la navegación y la vida humana en el mar y supervisar a la marina mercante.
  • Administrar y operar el señalamiento marítimo, así como proporcionar los servicios de información y seguridad para la navegación marítima.

La SEMAR, contará, entre otras, con las siguientes funciones: abanderar y matricular las embarcaciones y los artefactos navales mexicanos; certificar las singladuras, expedir las libretas de mar e identidad marítima del personal embarcado de la Marina Mercante mexicana; vigilar que las vías generales de comunicación por agua y la navegación, cumplan con las condiciones de seguridad y señalamiento marítimo; vigilar la seguridad de la navegación y la salvaguarda de la vida humana en el mar entre otras.

Adicional a esto, se transfieren las capitanías de puerto a la Secretaría de Marina, redistribuyéndose las atribuciones que actualmente realizan, quedando únicamente en la Secretaría de Comunicaciones y Transportes las que se relacionen con la regulación, organización y administración de la marina mercante.

Atribuciones de la SCT

A la SCT le corresponderá la administración portuaria, el fomento y desarrollo portuario, el control y capacitación de la marina mercante, las obras marítimo portuarias, de dragado, el desarrollo de la industria marítima, las concesiones, permisos y tarifas, a través de las oficinas de servicios a la marina mercante.

Algunas de las atribuciones particulares de la SCT serán: llevar el Registro Público Marítimo Nacional; integrar la información estadística del transporte marítimo mercante; otorgar permisos y autorizaciones de navegación para prestar servicios en vías generales de comunicación por agua; organizar, regular y, en su caso, prestar servicios de control de la navegación en los recintos portuarios y zonas de fondeo.

Algunas funciones que le competen son planear, formular y conducir las políticas y programas para el desarrollo del transporte por agua; de la marina mercante, y de los puertos nacionales; llevar el registro público, marítimo nacional; prestar servicios en vías generales de comunicación por agua, entre otros.

Con estas modificaciones, pretende armonizar el marco jurídico marítimo nacional con lo dispuesto en el Convenio Internacional para la Seguridad de la Vida Humana en el Mar (SOLAS/74) y en el Convenio Internacional para Prevenir la Contaminación los Buques (MARPOL73/78), entre otros instrumentos emitidos por la Organización Marítima Internacional. El dictamen está aprobado y puedes consultarlo aquí.