El Indicador de Consumo Big Data BBVA Research (ICBD BBVA Research)[1] reportó en el mes de marzo un crecimiento de 1.8% MaM con cifras ajustadas por estacionalidad (vs 4.3% previo), con ralentización del sector servicios (1.7%) posiblemente asociada a menor consumo de residentes (vs turismo internacional), y un moderado crecimiento en el segmento de bienes (2.3%). En el mismo periodo se registra elevada movilidad, con el consumo de gasolina reportando una variación mensual de 4.9% (vs 4.7% previo), lo que sugiere recomposición del gasto de los hogares y una continua incorporación de las familias a sus actividades laborales y escolares fuera de casa.

Al interior del componente de servicios, el consumo en restaurantes creció 2.1% (vs 12.5% anterior), mientras que el gasto en hoteles mostró un sólido crecimiento de 6.7%, manteniendo el alto dinamismo registrado en febrero (6.6%). Las ventas de aerolíneas reportaron un crecimiento de 11.2% (vs 25.7% previo), lo que en conjunto con el dinamismo del sector hotelero apunta hacia la reactivación del turismo internacional en el mes de marzo, posiblemente asociada a las vacaciones de primavera en EE.UU. en un contexto de menores restricciones por COVID. Al interior del componente de bienes, el gasto en alimentos se contrajo (-)1.7%, mientras que el gasto en productos relacionados con el cuidado de la salud registró un modesto crecimiento con una variación mensual de 1.9%. El gasto on-line cayó (-)3.5%, la primera contracción en lo que va del año, aunque permanece en un nivel equivalente a 2.5 veces su cifra pre-pandemia (enero 2020).

Estimamos que el consumo privado enfrentará un panorama desafiante en 2022, ante un entorno de mayores precios y el riesgo de que se prolongue el conflicto bélico en Ucrania, con afectaciones en las cadenas globales de valor y su correspondiente efecto en costos para los productores y consumidores.

imagen.png