El conocimiento profundo de la lengua y de la lectura son instrumentos fundamentales para educar para la libertad y la creatividad, lo que se impulsa con el nuevo Modelo Educativo, manifestó este mediodía Aurelio Nuño Mayer, secretario de Educación Pública.

Acompañado por los escritores Mario Vargas Llosa y Fernando del Paso, en la inauguración del Centro Documental de Literatura Iberoamericana Carmen Balsells, destacó la importancia de que niños y jóvenes se acerquen a este tipo de sedes, para conocer la evolución de la literatura iberoamericana y su boom en el siglo XX.

Reconoció a Carmen Balsells, quien como agente literario dejo dos legados: la transformación en favor de los escritores, y contribuyó a universalizar la literatura del siglo pasado.

Nuño Mayer planteó que en México se hace un esfuerzo para que se eduque para la libertad y la creatividad, con un conjunto de cambios para desmontar una estructura clientelar que se resiste al cambio, pero que es muy necesario.

Y como planteó Carmen Balsells, leer es poder, apuntó el secretario de Educación Pública.

En el Centro Cultural Universitario de la Universidad de Guadalajara, correspondió a Mario Vargas Llosa dar su testimonio del aporte de Balsells en favor de los escritores, y señaló que como una gran mujer que presto un gran servicio a la sociedad, ejerció su profesión como agente literario de manera discreta, rehuyendo al relumbrón, discutiendo los contratos que unen a escritores y editores, en un trabajo que es útil e indispensable.

Vargas Llosa, Premio Nobel de Literatura 2010, comentó que ella descubrió los problemas entre editores y escritores de lengua española, quienes eran explotados y recibían derechos ridículos.

Carmen vio en esto una injusticia y decidió, en Barcelona, dar una batalla para corregir esa profunda situación, indicó.

“Los editores decían a los escritores: ‘te firmo un buen contrato, pero no pases por Carmen’. Poco a poco esta realidad fue cambiando poco a poco fue consiguiendo mejores condiciones para los escritores”, rememoró.

“La transformación que Carmen consiguió fue extraordinaria. Hizo justicia. Escritores y editores empezaron a trabajan juntos en beneficio de la literatura y la lengua. Hoy la relación es distinta. La viví”, expresó.

Vargas Llosa dijo que Carmen vio que en el mundo había un potencial de 500 millones de lectores, y logró acercar a los lectores de lengua española de las dos orillas del Atlántico.