Ricardo Monreal, quien ha dedicado parte de su vida a la lucha social, ayer sábado recordó un movimiento extraordinario que dio origen a una primera transformación y -continuó-, “al respeto de la libertad de pensamiento, logrado por padres y abuelos ahora, ¡el 2 de octubre no se olvida!”

“Sigamos construyendo una nación democrática, de libertad e igualdad”, ha dicho el senador, que se empeña porque esos preceptos se respeten y se amplíen. La memoria sobre el movimiento estudiantil de aquel 68, en la Plaza de las Tres Culturas, está presente en todos los hogares de México, por referencia o por vivencia.

Monreal Ávila, en su cuenta de Twitter, escribió que “vivimos tiempos de transición política y de una transformación inacabada” que avanza pero todavía falta por concretarse.

Reconoció que gracias a este movimiento, que hoy conmemoramos, se sentaron las bases para la apertura y madurez políticas que hay que seguir alimentando.

“En memoria de ellas y ellos, México debe seguir cambiando”, finalizó su breve homenaje.