Este proyecto tiene como finalidad acompañar a las fiscalías de las 32 entidades federativas en la investigación de los feminicidios desde una perspectiva de género, no discriminación, debida diligencia, dignidad humana y no revictimización.

La meta nacional es articular esfuerzos para analizar las problemáticas que se han identificado en 1,564 casos de homicidios femeninos dolosos y feminicidios ocurridos durante el periodo diciembre de 2018 a abril de 2019.

La violencia contra las mujeres y las niñas y su expresión extrema concretada en los feminicidios son un problema de relevancia nacional que el Gobierno de México está decidido a frenar y combatir mediante la puesta en marcha del “Plan Emergente para Garantizar la Integridad, la Seguridad y la Vida de las Mujeres y Niñas en México”, presentado el 6 de marzo pasado, en el cual intervienen instituciones de los tres Poderes y niveles de gobierno.

En ese marco, el Instituto Nacional de las Mujeres (INMUJERES), desde sus objetivos y atribuciones busca promover que las mujeres y niñas tengan acceso a la justicia y a una vida libre de violencia mediante una atención más eficiente y especializada de las autoridades responsables de procuración de justicia y seguridad pública de la federación y de los estados.

Durante la instalación en la capital del país, Nadine Gasman, presidenta del INMUJERES destacó que a nivel nacional 7 de cada 10 mujeres ha padecido algún incidente de violencia emocional, económica, física o sexual. Ante esto, es necesario trabajar en la construcción de una política integral y efectiva para prevenir la violencia contra ellas, a la par de generar mecanismos para que las víctimas cuenten con protección inmediata y efectiva.

De acuerdo con los datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, de diciembre de 2018 a abril de 2019 se registraron 101 casos de muertes violentas de mujeres en la Ciudad de México, los cuales en el marco de este proyecto formarán parte de los 1,564 expedientes a revisar.

Paralelamente, el INMUJERES busca contribuir con las autoridades competentes a hacer visible la importancia de construir un padrón de víctimas indirectas que identifique con claridad a niñas y niños en condición de orfandad a causa de los feminicidios.

Por su parte, Claudia Sheinbaum, Jefa de Gobierno expresó que su gobierno ha apostado por trabajar desde la prevención de la violencia y ha impulsado acciones de protección en las casas de atención llamadas “Lunas”; además de que cada ministerio público de la ciudad cuenta con abogadas que acompañan a las mujeres en el proceso judicial derivado de los diferentes casos de violencia, con lo que, de marzo a junio se han logrado integrar 2,500 carpetas de investigación.

En la instalación de esta mesa técnica participaron también la secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, Ernestina Godoy, Procuradora General de Justicia de la Ciudad de México, Gabriela Ramírez, Secretaría de las Mujeres de la capital, Nashieli Ramírez, presidenta de la CDHDF y Fabiola Alanís Sámano, Directora General para una Vida Libre de Violencia y para la Igualdad Política y Social del INMUJERES.