· Convocaron los gobiernos federal, estatal y municipal.
· El reinicio de actividades mineras traería trabajo para la región y agua de laboreo para la agricultura.

Los gobiernos federal, estatal y municipal convocaron al ejido Naica y a Industrias Peñoles a una mesa de diálogo, luego de cuatro años del cierre de operaciones de la mina, como consecuencia de una inundación interna, lo que provocó la pérdida de 1,200 trabajos mineros.

El nuevo diálogo entre la empresa y el ejido da una nueva perspectiva de trabajo y bienestar económico a los habitantes del municipio de Saucillo y la región, ya que la operación de la mina abre la posibilidad de dotar de agua y coadyuvar a que los habitantes retomen también la agricultura y la ganadería.

Mientras operaba, la mina Naica producía 1,800 toneladas de mineral y constituía la principal fuente de bienestar económico y social para una población de 4,938 habitantes, de acuerdo al censo 2010 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

En Chihuahua, la minería representa trabajos formales y bien pagados, agua de laboreo y recursos fiscales. El gobierno federal pone a disposición de este esfuerzo el apoyo técnico del Fideicomiso de Fomento Minero y del Servicio Geológico Mexicano, así como la gestión de la Subsecretaría de Minería para coordinar y hacer más expeditos los trámites ante las diferentes secretarías federales involucradas para apoyar a la comunidad, afirmó Francisco Quiroga, subsecretario de Minería de la Secretaría de Economía.

“Nos da mucho gusto ver la disposición y el nuevo clima de cooperación de todas las partes para volver a dar vida a la minería en Naica”, afirmó.

Explicó que, “cuando hablamos de comunidad, nos referimos también a la empresa, que se ha mantenido aquí y con ello ha sostenido prendida la llama de la esperanza”.

Después del cierre de la mina, la empresa Peñoles mantuvo 104 trabajadores de mantenimiento, rehabilitación ambiental y exploración minera.

Al respecto, Víctor Manuel Flores, gerente de Vinculación de Minas de Industrias Peñoles, agregó que durante el tiempo en el que la mina ha mantenido cerrada su operación, la empresa ha participado con los vecinos en cuadrillas para remodelar la plaza cívica y la cancha deportiva, ha ayudado a la limpieza de acequias, ha instalado juegos para el esparcimiento de los niños, reparado instalaciones del kínder de la localidad y apoyado en la dotación de agua mediante pipas.

“En este momento, la empresa está en la mejor disposición de explorar alternativas para desarrollar un nuevo proyecto minero que no esté sujeto a las características del anterior y que asegure trabajos y bienestar de largo plazo para la región”, señaló.

José Jabalera, director de Minería del Gobierno de Chihuahua, ofreció coadyuvar en estas mesas de diálogo mediante los programas estatales. “Participaremos en esta coordinación para buscar soluciones a largo plazo”, indicó.

La presidenta municipal de Saucillo, Aidé López, comentó que era importante que cada una de las partes manifestara con claridad lo que esperaba de las demás para que pudiera avanzar un nuevo proyecto minero. “Yo pediría que fuéramos muy abiertos y sinceros en esta mesa para que todos estemos en todo momento en el mismo entendimiento de los acuerdos que debemos alcanzar”.

Guadalupe Alvidrez, presidente del Comisariado Electo, precisó la necesidad que tiene la comunidad de agua, trabajo y de desarrollar la actividad de la región, que es agrícola-ganadera, acompañados de la actividad minera.