Nacional Financiera (Nafin) estructura programas de financiamiento que permiten impulsar y acelerar proyectos sustentables de medio ambiente y energía en el país; además respalda planes encaminados a fomentar el incremento y aumento en la demanda de este tipo de energías y diversificar las fuentes para el crecimiento sustentable de México, así como también los que proporcionen un valor agregado al desarrollo social y económico.

De esta forma y ante un inminente agotamiento de recursos no renovables y los efectos de cambio climático, Nafin estructura los productos financieros que acompañarán las iniciativas de los empresarios del sector para contribuir a su desarrollo en la materia.

Se contemplan mecanismos de liquidez temporal específicos para cada proyecto, y fondeo de largo plazo en pesos a intermediarios financieros bancarios y no bancarios, así como el otorgamiento de garantías selectivas a proyectos calificados. Los financiamientos hacia este mercado por parte de la banca de desarrollo han ido en aumento año con año creciendo de manera exponencial su cartera en los últimos tres años.

Balence positivo al medio ambiente

Mediante la dirección de Proyectos Sustentables, Nafin apoyó proyectos eólicos, fotovoltaicos, hidroeléctricos, de cogeneración eficiente y de infraestructura y está abierto a todas aquellas tecnologías probadas que generen un balance positivo al medio ambiente como podría ser la energía geotermal.

El banco de desarrollo promueve iniciativas que vayan en contra del agotamiento de recursos no renovables y los efectos nocivos del cambio climático, originados en el hecho de que la producción mundial de energía descansa sobre fuentes no renovables (combustibles fósiles).

En octubre de 2015, Nafin colocó el primer Bono Verde en México y tercero en América Latina, contando con la certificación internacional de Climate Bonds Initiative (CBI) y de Sustainalytics (firma proveedora de investigación y análisis de la gobernanza ambiental y social). Lo que define a un Bono Verde es que los recursos captados en la emisión son destinados única y exclusivamente a proyectos relacionados con temas sustentables.

La emisión representó el retorno de Nafin a los mercados internacionales, después de 18 años de ausencia, y gracias a la solidez y alta calidad de sus activos, logró colocar el Bono Verde, cuya demanda superó cinco veces el tamaño de la oferta de 500 millones de dólares.

40% del bono ha sido destinado a refinanciar proyectos existentes y 60% restante, a los nuevos préstamos en el sector.

En 2016 Nacional Financiera emitió el segundo Bono Verde, ahora por 2 mil millones de pesos, es el primero que se coloca en la Bolsa Mexicana de Valores, los recursos se utilizarán para financiar dos plantas minihidroeléctricas y un parque eólico que se encuentran en los estados de Nayarit y Puebla.

Estas operaciones son una forma efectiva de levantar recursos, tanto en el mercado nacional como en el internacional, a efecto de canalizarlos a las empresas y a sus proyectos ambientales, que tienen un gran impacto en lo que se refiere a reducción de emisiones de carbono y generación en megawatts de energía renovable, además de la generación de empleo.

Con estas acciones Nafin cumple satisfactoriamente con su objetivo institucional de promover la inversión y apoyo a proyectos estratégicos que promueven el desarrollo económico nacional y generan un balance positivo en el medio ambiente.