El Banco del Ahorro Nacional y Servicios Financieros (Bansefi) entregó más de 76 mil millones de pesos a 8.4 millones de beneficiarios de los programas de Inclusión Social Prospera, Adultos Mayores y Seguro de Vida para Jefas de Familia, durante 2016, a través de sus aliados estratégicos y de su propia red de sucursales y puntos de entrega de apoyos, ubicados en 2 mil 451 municipios del país.

Por medio de la oferta de productos y servicios, esta institución financiera facilitó la inclusión a los servicios financieros de poblaciones más desprotegidas beneficiadas por programas sociales, y registra más de 600 mil cuentas de ahorro dentro del Programa Integral de Inclusión Financiera.

Bansefi también brindó servicios al público en general a través de 432 sucursales, de las cuales, 43 por ciento se ubican en zonas rurales y 57 por ciento en zonas urbanas, en 388 municipios del país, registrando más de 15 millones de clientes, un 82 por ciento mujeres entre ahorradores tradicionales y beneficiarios de programas sociales.

Se destaca que con el apoyo de empresas remesadoras en colaboración con la banca de desarrollo, un mayor número de mexicanos reciben dinero de sus familiares que viven en Estados Unidos.

En conjunto, Bansefi y sus aliados estratégicos, pagaron más de 2.2 millones de remesas por un monto superior a los 20 mil millones de pesos, en apoyo a la economía de millones de beneficiarios que reciben un servicio cercano y  eficiente.

Este año, el Banco también llevó a cabo 180 Encuentros Locales de Inclusión Financiera con la L@Red de la Gente, se visitaron 180 localidades de 25 estados, con una afluencia superior a los 17 mil visitantes y se capacitaron a 13 mil 700 personas en educación financiera.

Durante 2016, a través de los Pilotos de Inteligencia Financiera y el de apoyo a la mujer, así como del Programa de Apoyo para Fomentar el Fortalecimiento del Sector de Ahorro y Crédito Popular y Cooperativo (PAFOSACPyC), Bansefi  capacitó  a 157 mil 609 personas.

En este periodo, se atendieron a 104 mil 619 estudiantes de educación básica, primaria y secundaria con sesiones en las que desarrollaron y practicaron conocimientos económico-financieros, para aprovechar las ventajas que brinda hacer uso de servicios financieros formales.

Mediante la vertiente de Apoyo para capacitación y diseminación de la Educación Financiera, en 2016 se otorgaron 37 apoyos a sociedades del Sector del Ahorro y Crédito Popular y Cooperativo (SACPyC), para realizar talleres de educación financiera en comunidades rurales que se localizan en regiones de mediana, alta y muy alta marginación, en algunos casos, en confluencia con municipios de la Cruzada Nacional contra el Hambre.

De los más de 36 mil asistentes a los talleres, 30 mil 433 fueron mujeres (82.4 por ciento) y 6 mil 419 hombres (17.6 por ciento). La capacitación se impartió en los estados de Chiapas, Coahuila, Colima, Durango, Guanajuato, Guerrero, Hidalgo, Jalisco, México, Michoacán, Morelos, Nayarit, Nuevo León, Oaxaca, Puebla, Querétaro, San Luis Potosí, Tabasco, Tlaxcala, Veracruz y Yucatán, así como en la Ciudad de México.

En relación con las localidades de mayor rezago del país, durante 2016, con el apoyo de 164 sociedades aliadas a Bansefi, se logró que 195 mil 53 personas tuvieran acceso a servicios financieros formales gracias al Programa de Asistencia Técnica a las Microfinanzas Rurales (PATMIR), que impulsa la inclusión financiera de este sector de la población.

Con esto se abarcó 20 mil 694 localidades de 2 mil 61 municipios, en los 32 estados del país. Al menos 27 por ciento de los nuevos ahorradores habitan en los municipios indígenas o con alta presencia indígena de México.

Este programa se conforma por niños, adolescentes y jóvenes, adultos y adultos mayores  atendidos a través de una red de mil 714 sucursales de las cooperativas y sociedades financieras, quienes lograron ahorrar 609.45 millones de pesos, equivalente a 3 mil 125 pesos por persona.

Más de la mitad de las personas atendidas gracias a PATMIR, un 59 por ciento, son  mujeres. El 81 por ciento de esta población habita en localidades rurales, menos de 15 mil habitantes, y 37 por ciento viven en localidades de alta y muy alta marginación, donde la oferta de servicios financieros formales es casi nula.