 Se establecen diversos estímulos fiscales orientados a fortalecer la posición
financiera de Pemex

 Se aumentan en alrededor de 3 veces los límites de deducibilidad para el cálculo
del derecho por la utilidad compartida

 Esta medida beneficia a una producción potencial de 250 mil barriles diarios y
corresponde con prácticas internacionales

El Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, firmó este 13 de
mayo un decreto que contiene diversos estímulos fiscales y tiene como objetivo
contribuir a la salud financiera de Petróleos Mexicanos (PEMEX), así como
fomentar las actividades de exploración y extracción de hidrocarburos que realiza
la empresa.

Los incentivos consisten en un aumento en los límites de costos, gastos e
inversiones en asignaciones en aguas someras y áreas terrestres que puede
deducir la empresa para el cálculo del derecho por la utilidad compartida. Bajo la
normatividad vigente, Pemex puede deducir hasta 12.5% del valor anual de la
producción; con los estímulos, podrá deducir hasta 35% del valor de los
hidrocarburos extraídos en aguas someras y hasta 40% del valor de la producción
de áreas terrestres.

Estos parámetros son más cercanos a los establecidos para el régimen fiscal de
contratos y a las mejores prácticas internacionales. La medida beneficia a una
producción potencial de 250 mil barriles diarios y es complementaria a los
estímulos emitidos el 18 de agosto de 2017, con lo cual la producción total que sería
sujeta de este tipo de incentivos fiscales llega a 400 mil barriles diarios, cerca del
25% de total.

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público reitera así su compromiso con apoyar
a Pemex para fortalecer su posición financiera y avanzar en la recuperación de su
capacidad productiva, así como con el cumplimiento de las metas fiscales
establecidas para 2019 y con la preservación de finanzas públicas sanas y la
estabilidad macroeconómica.