·        El titular de la Sedesol, Eviel Pérez Magaña, afirmó que hoy se canalizan 7 de cada 10 pesos de este Fondo para abatir carencias

 

El secretario de Desarrollo Social, Eviel Pérez Magaña, expresó que durante la administración del Presidente Enrique Peña Nieto los recursos del Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social (FAIS) “se invirtieron bien y con un claro sentido de rentabilidad social”, con lo cual se obtuvieron resultados favorables en las condiciones de vida de las personas.

 

Al clausurar, este martes, el Seminario de Buenas Prácticas del FAIS, el titular de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) indicó que gracias a las reformas estructurales impulsadas por el Presidente Enrique Peña Nieto se logró en México una modernización económica que se tradujo en el impulso de la política social.

 

Por ello, informó, que los recursos del Fondo alcanzaron un monto de 372 mil millones de pesos en los últimos seis años, 50 por ciento más respecto a la pasada administración, que canalizaron miles de obras en beneficio de la población en condición de vulnerabilidad en localidades con alto o muy alto nivel de rezago social.

 

Asimismo, Pérez Magaña dijo que hoy se canalizan 7 de cada 10 pesos del FAIS para abatir carencias, cuando en el 2012 únicamente se destinaban 2 pesos de cada 10 para este propósito.

 

El responsable de la política social del país resaltó que en el sexenio el FAIS se aplicó con eficacia y transparencia, y con ello “ganaron los ciudadanos, la política social, el federalismo y la gobernabilidad democrática”.

 

Indicó que la mitad de los estados de la federación redujo el número de personas con carencia por calidad y espacios de la vivienda y con carencia por servicios básicos en la vivienda, por lo que: en Michoacán, Puebla y Jalisco, 700 mil personas habitan hoy en casas mejor construidas y seguras.

 

Además, en Puebla, Jalisco y Guerrero, un millón de personas más ya cuentan en su vivienda con agua, electricidad, drenaje y estufas ecológicas.

 

Pérez Magaña destacó que el proyecto social de esta administración “definió una clara ruta para superar el asistencialismo a cambio de la participación de la ciudadanía” y dejó una generación de mexicanos más preparados para enfrentar los retos y aprovechar las oportunidades que se crean con el progreso del país.

 

“México tiene hoy bases más firmes para superar la pobreza extrema en el corto plazo. Dejamos un país mejor al que recibimos hace seis años”, dijo.