• A más tardar a inicios del 2019, entrará en funcionamiento: el ducto marino que va del Sur de Texas a Tuxpan, Veracruz, lo que permitirá transportar un tercio del gas que se consume en nuestro país.

 

  • De los 107 bloques adjudicados en 9 licitaciones concluidas al menos 30 de ellos, producirán principalmente gas natural no asociado.

 

  • De acuerdo con las estimaciones disponibles, en lo que resta del año podría no haber más incrementos en la tarifa eléctrica, e incluso un ajuste a la baja si continúa lloviendo en la zona del río Grijalva, y de mantenerse los precios del gas.

 

Abastecer de gas natural a los principales centros de consumo del país, es uno de los propósitos de la política energética implementada en este sexenio. Para este propósito, se puso en marcha una serie de acciones que permitirán contar con mayores volúmenes de gas para la industria petroquímica en el mediano plazo. La primera, fue la liberalización del precio de venta de primera mano de gas natural de Pemex y por otra parte, se lleva a cabo la mayor expansión de la red nacional de gasoductos de las últimas décadas, aseguró el Secretario de Energía, Licenciado Pedro Joaquín Coldwell, en la comida de clausura del 50 Foro Nacional de la Industria Química.

El Titular de la Secretaría de Energía (SENER), agregó que entre diciembre de 2012 y julio de 2018 se concluyeron 17 nuevos gasoductos, incorporando 4 mil 639 kilómetros a la red nacional, lo que representa un incremento de cerca del 41 por ciento respecto al inicio de la presente Administración. Para el 2019 el incremento será del 66 por ciento con respecto a 2012, con lo que la red alcanzará una longitud de 18 mil 800 kilómetros, y una cobertura de 26 estados.

Joaquín Coldwell afirmó que, al cierre de este año o a más tardar a inicios del 2019, entrará en funcionamiento: el ducto marino que va del Sur de Texas a Tuxpan, Veracruz. Con una inversión que ronda los 43 mil millones de pesos, y una longitud de 800 kilómetros, lo que permitirá transportar un tercio del gas que se consume en nuestro país.

Además, para ampliar el suministro de gas hacia la región Sur-Sureste, el Centro Nacional de Control del Gas Natural (CENAGAS) redireccionará de norte a sur la estación de compresión de Cempoala, en el estado de Veracruz y se interconectará con el gasoducto marino Sur de Texas-Tuxpan, y por su parte, la empresa ENGIE invertirá cerca de mil 200 millones de pesos en la interconexión del gasoducto Mayakán al sistema nacional de gasoductos. Al entrar en servicio estas dos obras, se pondrá fin a los problemas de abasto de gas que afectan a la parte meridional de la República.

Apuntó que, otra acción que se lleva a cabo es elevar la producción nacional por lo que la SENER, en conjunto con la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), llevaron a cabo rondas de licitación de contratos de exploración y extracción de hidrocarburos. De los 107 bloques adjudicados en 9 licitaciones concluidas al menos 30 de ellos, producirán principalmente gas natural no asociado.

El Licenciado Joaquín Coldwell indicó que, 29 de los 37 bloques de la Ronda 3.2, prevista para adjudicarse en febrero de 2019, se espera tengan como hidrocarburo principal gas natural o líquidos del gas. La Ronda 3.3 por su parte, tiene nueve bloques en yacimientos no convencionales cuyo hidrocarburo principal esperado es gas húmedo y seco. El volumen de recursos prospectivos es de cerca de 9 mil millones de pies cúbicos.

Aunado a este esfuerzo, desarrollamos la Política Pública de Almacenamiento de gas natural en campos petroleros ya agotados, como parte de la primera etapa, fueron nominados cuatros campos, resultando ganador Jaf, ubicado en el estado de Veracruz. Una vez definido el campo de almacenamiento subterráneo, el CENEGAS iniciará con el proceso de licitación que se espera que concluya a finales del primer trimestre de 2019, agregó.

Por otra parte, el Secretario Pedro Joaquín señaló que, en la vertiente eléctrica, se promueve el desarrollo eficiente de esta industria, por lo que se le otorgaron nuevas facultades a la Comisión Reguladora de Energía (CRE) para determinar tarifas que reflejaran los diversos costos, desde la generación hasta la transmisión y distribución.

Las tarifas eléctricas, bajo la nueva metodología, entre diciembre de 2017 y febrero de 2018, tuvieron una caída atípica del 54.7 por ciento, lo que permitió tener mejores precios que en Estados Unidos. A partir de marzo de este año, se presentó un incremento en los precios. Sin embargo, si consideramos el promedio acumulado en lo que va del año, la tarifa industrial ha sido 6.1 por ciento menor entre enero-agosto de 2018 comparada con el mismo periodo del año anterior.

Para finalizar señaló que, de acuerdo con las estimaciones disponibles, en lo que resta del año podría no haber más incrementos en la tarifa, e incluso un ajuste a la baja si continúa lloviendo en la zona del río Grijalva, y de mantenerse los precios del gas y en caso de que haya suficiente oferta.