Erradicar la violencia contra las mujeres es un tema que implica realizar acciones concretas y no de discursos, afirmó hoy aquí el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, quien hizo un llamado a aquellas personas que han visto vulnerados sus derechos a no tener temor de denunciar a sus agresores.

Al encabezar la inauguración de la Reunión Nacional de Casas de la Mujer Indígena, (CAMI’s), el titular de esta dependencia aseguró que solo con la  participación de las mujeres se podrá erradicar definitivamente cualquier tipo de violencia que vulnere sus derechos, las lastime emocional y físicamente, lo cual en ocasiones termina con embarazos no deseados a temprana edad. “No queremos que una niña cuide a una niña”, puntualizó.

Con la presencia de más de 4 mil mujeres indígenas de los estados de Chiapas, Baja California, Estado de México, Hidalgo, Michoacán, Nuevo León, Oaxaca, Puebla, Querétaro, San Luis Potosí, Sonora, Veracruz y Yucatán, el responsable de la política interna del país sostuvo que es inadmisible pensar que la violencia en el hogar es parte de las costumbres. “México es un país donde los derechos deben ser los mismos para mujeres y para hombres”, subrayó. 

 

En las instalaciones del Centro de Convenciones y Poliforum de esta capital, el Secretario Osorio Chong destacó el trabajo coordinado que realizan en todo el país la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim) de la Secretaría de Gobernación, la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) y el Instituto Nacional de las Mujeres (INMUJERES), a través de las Casas de la Mujer Indígena,

 

En el evento, el titular de esta dependencia exhortó a RubÍ y a Margarita, quienes atienden Casas de Mujeres, a compartir su testimonio con las mujeres asistentes. Ambas dieron cuenta de las agresiones que sufrieron y, a su vez, del apoyo recibido en estos centros de atención indígena.

 

En su oportunidad, el gobernador Manuel Velasco Coello, agradeció a Nuvia Mayorga Delgado, y Lorena Cruz Sánchez, titulares de la CDI y del INMUJERES, respectivamente, el que hayan elegido al estado de Chiapas como sede de esta reunión nacional, porque dijo, esa decisión motiva a las mujeres de esta entidad a tomar conciencia de sus derechos.

 

Llamó a las asistentes a que no permitan más violencia y a denunciar para que no haya más acciones en su contra. “A las mujeres hay que apoyarlas, hay que impulsarlas, pero sobre todo, hay que respetarlas”, señaló.

 

Por su parte, Nuvia Mayorga, reconoció el trabajo comprometido de las integrantes de las Casas de la Mujer Indígena, quienes luchan por la igualdad y la eliminación de la violencia contra mujeres y niñas en sus propias comunidades.

 

Señaló que a la fecha suman 29 Casas de Atención a la Mujer Indígena en todo el país, 11 más que al inicio de la presente administración, lo que ha permitido atender a un mayor número de personas víctimas de la violencia que acuden a pedir apoyo sicológico, legal y social. violencia-mujeres

 

En este sentido destacó que de 2013 a octubre de 2016 se han apoyado a más de 77 mil Indígenas, de los cuales 60 mil son mujeres y niñas, y más de 6 mil hombres.

 

La presidenta del INMUJERES, Lorena Cruz, aseguró que con la suma  de esfuerzos de las autoridades con la sociedad será posible avanzar en la eliminación de toda violencia contra las mujeres.

Reconoció al gobernador de la entidad que el tema de la defensa de los derechos de las mujeres sea prioridad en su administración y destacó los esfuerzos coordinados entre la CDI, el gobierno del estado y este instituto.

En tanto, la señora Enedina Rivas Ramírez, integrante de la Casa de la Mujer Indígena del municipio de Bocoyna, Chihuahua, agradeció a nombre de las 29 CAMI’s de todo el país el apoyo de las autoridades federales y locales para la óptima operación de estos centros de apoyo a mujeres.

Al evento, en el que también se entregaron certificados de Proyectos Productivos y certificados de Casas de Mujeres Indígenas, asistieron el presidente Municipal de Tuxtla Gutiérrez, Luis Fernando Castellanos Cal y Mayor, así como servidores públicos federales, estatales y municipales.

 

—o0o—

 

Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, 30 de noviembre de 2016

 

MENSAJE DEL SECRETARIO DE GOBERNACIÓN, MIGUEL ÁNGEL OSORIO CHONG, DURANTE LA INAUGURACIÓN DE LA REUNIÓN NACIONAL DE CASAS DE LA MUJER INDÍGENA 2016.

Muy buenas tardes a todas y a todos los que hoy están presentes.

Déjenme decirles a todas, que no saben la emoción que me da ver que tantas participen para hacer algo que tenemos que lograr todos: erradicar la violencia contra las mujeres, y solo se va a lograr si ustedes participan como el día de hoy. Gracias a todas y bienvenidas aquí a este evento.

 

Déjenme a nombre de todas y todos los chiapanecos, ya lo hizo el Gobernador, pero déjenme hacerlo nuevamente, darle la bienvenida a todas las mujeres que vienen de otros estados, 15, vienen a participar aquí hasta Chiapas, porque les importa, les importa este tema.

 

Es una Reunión Nacional de las Casas de la Mujer Indígena, pero vamos a hablar del tema de la violencia contra las mujeres.

 

Por eso, gracias a las mujeres que vienen de Baja California, de Chihuahua, de Guerrero, de Hidalgo, del Estado de México, de Michoacán, de Nuevo León, de San Luis Potosí, de Oaxaca, de Puebla, de Querétaro, de Sonora, Yucatán, Veracruz, y por supuesto a nuestras anfitrionas, las de Chiapas, gracias por recibirnos.

 

Erradicar la desigualdad, la violencia contra las mujeres, no es un tema de discursos, es un tema de acciones.

 

A veces en nuestros propios hogares no queremos admitir que somos víctimas, y me refiero particularmente a las mujeres, de violencia.

 

La mejor manera de poder fomentar lo que les pidió el Gobernador y ustedes hicieron el compromiso, lo de denunciar, porque al Gobernador le faltó algo que ustedes también le dicen o no le dicen: me pegó mi marido, me lastimaron en mi casa, pero no denuncio porque me van a volver a pegar o porque me van a correr de la casa.

 

Y en eso, hay que decir basta. No podemos dejar que se siga pensando igual. El que se tiene que ir de la casa y el que tiene que ser castigado, es el que lastima a cualquier mujer, a cualquier mujer de todo México. 

Por eso y para entenderlo mejor, si me lo permiten y de manera muy rápida, le voy a pedir a dos mujeres que vengan a explicar sus casos, porque hoy hay que felicitarlos, de las 169 mujeres que se van a capacitar de Las Casas, son esas casas que las reciben a ustedes cuando las lastiman, que las orientan, que les dan apoyo psicológico.

Pero saben ustedes que estas mujeres, como ya lo platicó Nuvia y Lorena, fueron violentadas en algún tiempo, en algún momento, y en lugar de rendirse, de arrodillarse, se levantaron, denunciaron y hoy están sirviendo a todas las mujeres de México, están en estas Casas de Atención a la Mujer Indígena.

 

Voy a poner dos ejemplos rápido, está Rubí, ella me platicaba que fue violentada por las creencias, por pensar que así son las cosas.

 

Me dejan que Rubí les explique rápidamente lo que piensa. Vente Rubi. foto-1

 

Intervención Rubí: Bueno compañeras, efectivamente, platicando con el Secretario, le decíamos que las que estamos al frente de Las Casas de la Mujer, en algún momento de nuestras vidas también sufrimos violencia, y en este tenor, también nosotros trabajamos nuestras propias situaciones.

Hay cinco tipos de violencia, nosotros desde muy jóvenes hemos trabajado el tema y nosotros sabemos escuchar a las mujeres que viven violencia.

 

Está la violencia física, la emocional, la institucional, la patrimonial y la económica.

 

Nosotros dentro de La Casa de la Mujer Indígena, capacitamos a las mujeres para que aprendan a reconocer los diferentes tipos de violencia, porque muchas mujeres cuando preguntamos: ¿sufres violencia? Decimos no. Pero hay otros tipos de violencia, no precisamente la física.

 

Entonces nosotros capacitamos a las mujeres en el tema de violencia, y recibimos a las mujeres que están en situación de violencia, pero las recibimos de manera diferente.

 

Nosotros pensamos en la mujer y la atención es centrada en el ser. Las escuchamos y posteriormente nosotros les preguntamos: ¿qué desean hacer, por qué? Porque sabemos que romper el ciclo de violencia es muy difícil, porque atrás traemos muchas creencias de nuestras comunidades.

 

En este tiempo también las estamos capacitando, algo que decía muy importante, la directora, la licenciada del Instituto Nacional de las Mujeres, es empoderarlas, porque las mujeres que hoy atienden a otras mujeres, es porque han vivido un proceso de empoderamiento.

 

Porque no podemos apoyar a otras mujeres si nosotros no estamos convencidas de una vida libre de violencia.

 

Entonces, bueno, agradezco a las instituciones aquí presentes, que pongan el tema de la mujer indígena en un, como decían, de primer nivel, porque todas las mujeres somos de primer nivel.

Secretario, le agradezco toda este impulso que le ha dado, a la directora general, a Las Casas de la Mujer Indígena, y muchas gracias, ahí estamos y esperando que las mujeres también se atrevan a denunciar y no están solas. foto-2

Secretario Miguel Ángel Osorio Chong: Gracias Rubí.

 

En Las Casas, ya se ha atendido a más de 77 mil mujeres y también hombres, y se les ha orientado.

 

Ahora le voy a pedir a Margarita que nos pueda venir a platicar su historia.

Intervención Margarita: Antes que nada, felicitarnos a nosotras las mujeres. Como acaban de ver, vengo del estado de Baja California, La Casa de la Mujer Indígena, en San Quintín.

 

Soy oaxaqueña, mixteca, migramos desde muy pequeños para allá.

La importancia de Las Casas de la Mujer Indígena y el trabajo que nosotras hacemos, es interpretar.

Como saben, San Quintín es un lugar agrícola donde viajan muchas personas por cuestiones de trabajo, principalmente las mujeres, las mujeres que son violentadas por parte de sus parejas, que muchas veces ni siquiera saben en qué estado están.

La Casa de la Mujer Indígena, ¿qué es lo que hace? Acompaña, traduce, interpretan en las diferentes lenguas.

 

Las lenguas más predominantes en Baja California, es el mixteco alto, el mixteco bajo y el triqui.

 

Me da un gusto enorme estar aquí con todas ustedes compañeras, porque acabo de reafirmar que no estamos solas, nosotras hemos canalizado mujeres a Tlapa, a Chiapas y a otros estados, donde hemos hecho el contacto y una red de apoyo de nosotras mismas.

 

Las herramientas que nos da el proyecto Casa de la Mujer Indígena, es esto, es verme aquí empoderada y poder platicar y dirigirme a todas ustedes, que efectivamente no estamos solas.

Y parte de eso es agradecer aquí al licenciado, el complemento, el otro ser de nosotras, no dividir, unificar, juntas y juntos podemos transformar.

Parte de eso es que le sigamos apostando y doy por ahí un compromiso, que Las Casas de la Mujer son fundamentales, más cuando estamos en otros países, digo, en otros estados, que en realidad parece que estuviéramos en otros países por nuestras diferentes lenguas, no sentirnos discriminadas.

 

Allá en Baja California somos una sola, porque todas nos apoyemos por un mismo compromiso, y aquí estamos y pido que ese compromiso lo mantengan. Gracias.

 

Secretario Miguel Ángel Osorio Chong: Es para que les dé confianza, quienes son violentadas o quieren ser orientadas, ir a estas Casas.

 

Es inadmisible que se siga dando en nuestro país y en nuestras comunidades indígenas particularmente, la violencia contra las mujeres.

 

Es inadmisible que se piense que es parte de las costumbres, que se nace incluso con esa creencia.

 

Ustedes tienen que ser voluntarias que vayan y platiquen en las comunidades, que hablen con las otras mujeres y les digan que no se pueden seguir dejando.

 

Que es un país en el que igual tienen derecho las mujeres como los hombres. Estamos buscando la igualdad.

 

Que el machismo tiene que estar desterrado y que no es una dádiva, no es una dádiva el respeto y el cuidado que debemos tener con las mujeres de México.

 

Por eso este curso es muy importante, se trata de erradicar la violencia, se trata de prevenir el embarazo adolescente.

 

No queremos que una niña cuide a otra niña. Muchos de sus casos fueron así. No dejemos que siga sucediendo, porque muchos de los casos, es por falta de orientación o por violencia contra nuestras niñas en los hogares o abuso en los propios hogares.

 

Tenemos que orientarles también sexualmente a nuestras niñas, tenemos que orientarles, tenemos que seguir trabajando porque si las lastiman a ustedes, lastiman a todo mundo.

 

Por eso me da mucho gusto venir a Chiapas, porque aquí, si alguien, alguna mujer la violentan, la lastiman, hay programas para su atención, para que las empoderen y puedan salir adelante solas.

 

Yo agradezco mucho la presencia del presidente municipal, me da mucho gusto que estén diputadas y diputados federales, el diputado y coordinador del Congreso.

Aprecio muchísimo que estén los senadores Zoé Robledo y Roberto Albores, muchas gracias a ambos porque están legislando en favor de las mujeres, para protegerlas, para cuidarlas.

 

Pero además de que estemos aquí Nuvia, Lorena Cruz, la representante de las mujeres de Chiapas, hay alguien a quien yo quiero reconocer, porque como se los dije al principio, no se trata de discursos, se trata de acciones en favor de las mujeres, de trabajar nosotros por ellas, por ustedes, y aquí, con acciones, hablando de manera firme y responsable y trabajando en favor de ustedes, está un Gobernador sensible, mi amigo el Gobernador Manuel Velasco, a quien reconozco hoy las acciones en favor de las mujeres de este gran estado que es Chiapas.

 

Muchas gracias, muchas gracias por su presencia. Si hacemos un frente como éste, en cada estado, en cada municipio, en el que se defiendan los derechos de las mujeres, y como lo dijo Margarita, no para confrontar con los hombres, sino para ir juntos en favor de la familia, en favor de las mujeres y en favor del país, va a ser otra nación la que vamos a construir.

Gracias por su presencia, vamos adelante en favor de los derechos de las mujeres.

Muchas gracias.