De acuerdo con cifras del sector, la industria azucarera incrementó la generación de electricidad a través del bagazo caña en un 146% en 2015, en comparación con 2014, al generar 1,253 gigawatts/hora. Aproximadamente el 25% de la caña de azúcar del país (de un total de 50 millones de toneladas) se convierte en bagazo, mismo que en algunos casos se utiliza para producir energía útil para el mismo proceso de molienda.

La capacidad energética del bagazo producido es mucho mayor que la energía que el sector requiere, por lo que hay un potencial para producir excedentes de electricidad que podría ser enviada a la red nacional, señalan los especialistas. Según datos de la Cámara Nacional de las Industrias Azucarera y Alcoholera (CNIAA), en la última zafra el 82% de los ingenios azucareros cogenera cuando menos 80% de la energía eléctrica que consume, lo que los ha llevado a reducir su dependencia de combustibles fósiles.

Comentaron que existe interés de varios ingenios por cogenerar energía a gran escala, y algunos han instalado equipos de vapor y electricidad con mayor potencia y eficiencia. Agregaron que ante la limitante actual de cogenerar sólo en época de zafra, las fábricas están en la búsqueda de biomasas alternativas al bagazo de caña sin realizar inversiones importantes para su combustión en las calderas que ya utilizan.

Hace dos años, la industria azucarera mexicana firmó con Dinamarca un Programa de Energía y Mitigación de cambio Climático con el fin de eficientizar y agrandar el proyecto de cogeneración de energía en el sector. El Programa concluirá en 2017, y uno de los objetivos es la cooperación para incrementar el uso de la bioenergía en México y transferir el conocimiento danés y la experiencia en la planeación energética, así como apoyar a México en la reducción de sus emisiones de gases de efecto invernadero.